SabadoCine: Riff-Raff (1947) VOSE

5
(1)
Share Button

Riff-Raff | RKO Radio Pictures
Director: Ted Tetzlaff
Guion: Martin Rackin

Estrellas principales: Pat O’Brien, Anne Jeffreys, Walter Slezak
Resto del reparto: Percy Kilbride, Jerome Cowan, George Givot, Jason Robards Sr., Marc Krah
Género: Cine negro. Aventuras | Drama. Thriller. Intriga. Serie B
Nacionalidad:

Uno de los primeros libros que leí sobre el cine negro clásico fue Death on the Cheap: The Lost B Movies de Film Noir, del tristemente autor fallecido Arthur Lyons. Es uno de mis libros favoritos y una guía de ayuda personal absolutamente invaluable, un libro que ofrece detalles de más de 100 thrillers noirs B, la mayoria olvidados o desconocidos y muchos de ellos gemas maravillosas.

Arthur Lyons enumera solo películas de serie B, pasando por alto grandes clásicos de estudio como The Maltese Falcon y Double Indemnity entre otros, el libro se centra principalmente en películas arrinconadas y de bajo presupuesto. En los últimos años he conseguido nutrirme de algunos de esos títulos, que luego han visto la luz en DCC, muchas de esas gemas con las que hemos disfrutado algunos de nosotros las he entresacado de los renglones de este maravilloso libro.

Muchos de estos cheapies (cine barato de calidad inferior en teoria) son probablemente noirs olvidados por gran parte del público, sin embargo, para una servidora son gemas absolutas. Una de esas joyas seleccionadas por Lyons en el libro es Riffraff de de 1947, un noir al que doy a conocer en SabadoCine y del que os voy a hablar a continuación.

Riff-Raff un film noir de 1947 de RKO, dirigido por Ted Tetzlaff (quien sería más conocido por The Window de 1949) y escrita por Martin Rackin, si bien su género es la intriga internacional, su catadura, lo llevan claramente a los límites del cine negro. la película fue protagonizada por Pat O’Brien, Anne Jeffreys, Walter Slezak, Percy Kilbride y una partitura músical maravillosa de Roy Webb.

Riff-Raff (que significa chusma) es de un entretenimiento sublime, tiene una cinematografía de George E. Diskant excepcional y unos primeros seis minutos de metraje absolutamente gloriosos, uno de los comienzos clásicos absolutos del cine, “¡no hay una sola palabra de diálogo!”. La verdad es que me sorprendió gratamente esa intensa apertura tan larga sin mediar palabra, sin duda, marca un género negro  por su originalidad y  esmero en algunas tomas de la cámara.

Sin nada más que llevarse a los oidos que el sonido de una lluvia intensa, unos truenos y algunos ruidos de ambiente propios de una noche de perros, Riffraff arranca durante una tormenta a media noche entre el fugaz protagonimo de una Iguana cerca del pequeño aeropuerto El Caribe, en Peru. A medida que la lluvia ahoga los demás sonidos, unos hombres esperan en un hangar tranquilamente a que llegue el segundo de los dos pasajeros, finalmente lo hace, bajando de un coche y agarrado fuertemente a un maletín negro que protege celosamente.

Los pilotos empapados suben a bordo, ponen en marcha los motores y mueven el avión hasta elevarlo, el transporte incluye varios suministros, unas cajas de pollitos vivos y dos hombres de aspecto raro con rumbo hacia Panamá. En el avión los dos tipos se observan (primerísimos planos), el tipo del maletín negro mira al otro pasajero cuando se levanta para recoger un pollito que ha caido de una de las cajas de cartón…

…En la cabina del avión el copiloto le enciende un cigarro al piloto, una alarma repentina le pone en alerta obligándole a ver que ha ocurrido en la zona de carga, la puerta de embarque está abierta, el grito del tipo con sombrero al lado de la caja de pollitos: ¡No pude detenerlo, saltó! (habla del tipo del maletín negro). Las primeras palabras de la película dan paso a la música de Roy Webb, que evidencia trágedia y misterio, mientras pasajero y copiloto petifricados, observan un inmenso vacío sacudido por un vigoroso viento y lluvia.

Es muy fácil dejarse atrapar por los encantos de RiffRaff, gran parte de culpa la tiene una sublime escena de apertura silenciosa de más de 5 minutos, siendo honesta, no recuerdo haber visto nada igual en ninguna película de la era del talkie (cine sonoro). Y es que tratándose de unos comienzos extraordinarios, no verbales, que yo recuerde es muy difícil superar el arranque de Riffraff.

Un viaje de casi 10 minutos desde un aeródromo peruano en medio de una tormenta, donde cuatro hombres esperan en silencio y con cierta impaciencia la llegada de un tipo raro de conducta extrña, pegado a un maletín negro que poco después en pleno vuelo parece saltar en busca de su muerte.

Nunca sabemos exactamente qué sucedió, pero Tetzlaff interpreta la escena extremadamente genial, con Hasso (el pasajero sobreviviente) colocando tiernamente un pollito en la caja de la que escapó antes de pedir ayuda a los pilotos. Más adelante, descubriremos que se trata de su coartada y así es como llegó a poseer cierta información vialiosa del maletín negro. Las autoridades sospechan, pero no tienen prisa por resolver nada.

El personaje protagonico de O’Brien es fascinante, un expatriado americano franco, indiferente y pragmático que vive en Panamá y que claramente está a la altura de su nombre. O’Brien rondaba aquí los 50 años y aunque no parece el tipo clásico duro y rocoso como el pedernal, todos su trabajo fue un punto culminante en la película.

Dan Hammer (O’Brien) deambula por la ciudad de Panamá como una especie de cruce entre un detective privado, un guardaespaldas y un reparador personal, que resuelve felizmente problemas de todas las formas y tamaños por un precio justo. Hammer es buscado por el sospechoso Hasso, el tipo del avión quiere un guardaespaldas nada curioso que no haga preguntas.

Hammer, siempre tan oportunista, lo aborda solo para descubrir pronto que Hasso puede estar en posesión de un valioso mapa de yacimientos petrolíferos, plano del que otros tipos también desean tener. Todo se desmorona cuando Hasso muere y desaparece el mapa mientras Hammer está fuera por la noche, es aquí cuando sale a relucir un triángulo de terror y desconfianza que terminará por embargar a Hammer.

Sobre el resto de personajes tenemos Anne Jeffreys a la que le va su papel como anillo al dedo, a todo esto hay que añadir que está esplendorosa y bella. Walter Slezak me encanta, me enamoró como villano en Esta tierra es mia (1943) y en Nacido para matar (1947), es de esos villanos con un estilo encantador pero peligrosos. Jerome Cowan se faja bien como el ejecutivo de la compañia petrolera un tanto imprudente y sin nada de suerte, y Percy Kilbride en el papel de taxista, un tipo breve y conciso.

Riffraff de 1947, según todas las cuentas, es un noir menor (teniendo en cuenta que poca gente lo ha visto y que pocos le han hecho referencia en las listas principales), pero a mi me cuesta entender por qué. Por un lado, se que la historia no es novedosa, pero hay tantas cosas que a la película le va tan bien que es una pena que pocas personas no sean conscientes de los encantos de este noir.

Un film B negro por el que bien vale la pena pararse en el y descubrir. Riffraff no pasará a la historia por ser uno de los más grandes films de su época, pero es de esas gemas absolutas de cine negro¿A qué estás esperando?

.

VALORACIÓN IMDb

MI VALORACIÓN

PREPARATE PARA DISFRUTAR CINÉFILO…
APAGA LA LUZ QUE EMPIEZA LA PELI!!

.

DEPOSITFILES | RAPIDGATOR | UPLOADED | INTOUPLOAD | FILEFACTORY

IDIOMA: Inglés | PESO: 794 MB | FORMATO: Avi | CALIDAD: DVD-Rip

SUBTITULOS: Español (Castellano) incrustados

CONTRASEÑA
descargacineclasico.com

DESCOMPRESIÓN DEL ARCHIVO SIN FALLO, COMPROBADO,
UTILIZA WINRAR (5.00) O SUPERIOR PARA LA EXTRACCIÓN.

.

 

Califica esta película

Click en las estrellas para votar!

Puntuación media 5 / 5. Recuento de votos: 1




Loading...

One Response

  1. MARIA B 04/05/2019

Deja un comentario