Amelita Vargas y Guillermo Battaglia. Archivo